un niño se encuentra de pie frente a una pared confundido y ubservando que la sombra que proyecta su cuerpo es la de una niña con coletas

Como recoge la exposición de motivos de la Ley 12/2015, de 8 de abril, de igualdad social de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales y de políticas públicas contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género en la Comunidad Autónoma de Extremadura, la sociedad extremeña ha adquirido un grado cada vez mayor de conciencia sobre la necesidad de una aplicación real del principio de igualdad y de erradicar cualquier forma de discriminación por causa de orientación sexual, identidad y expresión de género. En esta evolución en pro de los derechos de todos los ciudadanos y ciudadanas de nuestra Comunidad, es destacable la actuación llevada a cabo por las asociaciones que representan a los colectivos de gais, lesbianas, bisexuales, transexuales, transgéneros e intersexuales en nuestra Comunidad y el compromiso de los poderes públicos regionales, para promover políticas que garanticen el respeto a la orientación sexual y la identidad de género de todas las personas.

Así en el Artículo 10 de dicha ley está referenciado el “Protocolo de atención integral a personas transexuales” con el objetivo de mejorar la detección temprana de las manifestaciones de transexualidad y la calidad de la asistencia sanitaria que se presta a este colectivo, que respete los principios de libre autodeterminación de género, de no discriminación y no segregación.

Este protocolo comprende con atención especializada e interdisciplinar el proceso completo que abarca desde la detección temprana de las manifestaciones de transexualidad, su diagnosis y tratamiento especializado con atención psicológica adecuada, incluirá en la cartera de servicios básica tratamiento hormonal, en particular en el caso de menores de edad, quienes tendrán derecho a recibir tratamiento hormonal al inicio de la pubertad para evitar el desarrollo de caracteres sexuales secundarios no deseados, y mediante tratamiento hormonal cruzado cuando se evidencie que su desarrollo corporal no se corresponde con el de los menores de su edad, a fin de propiciar el desarrollo de caracteres sexuales secundarios deseados. En la cartera de servicios complementaria se proporcionará el proceso de reconstrucción genital, dentro del marco de sus competencias, y se prestarán los tratamientos que tiendan a la modulación del tono y timbre de la voz, todo ello previo cumplimiento de los requisitos y trámites previstos en el artículo 8 de la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud.

La asistencia psicológica a las personas transexuales será la común prevista para el resto de los usuarios del Sistema Sanitario Público de Extremadura, sin que quepa condicionar la prestación de asistencia sanitaria especializada a las personas transexuales a que previamente se deban someter a examen psicológico y proporcionará los procedimientos de reasignación de sexo, y tratamientos necesarios para adecuar la modulación de la voz al género con el que el solicitante está identificado.

El Protocolo, que intenta articular un consenso profesional que garantice una atención sanitaria integral y continuada de las personas transexuales, de forma que se logre la máxima normalización de la atención de las mismas, recoge las actuaciones que se deben realizar en todas las fases del proceso asistencial desde la detección hasta la atención en Atención Primaria, Salud Mental, Endocrinología y en los servicios quirúrgicos no referenciales, así como los procedimientos de coordinación y derivación a los diferentes servicios implicados tanto de la propia comunidad autónoma como fuera de ella, como sería para tratamientos quirúrgicos más específico, ha sido desarrollado con la participación desinteresada de profesionales del SES de diferentes disciplinas, junto a representantes de Fundación Triángulo y de la administración extremeña.

Para garantizar una atención sanitaria de calidad y establecer unos circuitos de información y coordinación adecuados entre los diferentes ámbitos asistenciales que faciliten la continuidad de la atención, define ademas dos unidades funcionales para la atención a la disforia de género, de cobertura provincial. Estas Unidades funcionales, incluirán inicialmente profesionales de la psicología clínica, psiquiatría, endocrinología y trabajo social.

Por último, contempla de manera específica la atención a niños/as y adolescentes con conductas no conformes con el género o con disforia de género, para garantizar una mejor calidad de vida, mediante la adecuada información, el seguimiento y la intervención temprana con las familias y en el ámbito escolar.

Ahora bien, este protocolo requiere de un desarrollo paralelo y coordinado de una correcta atención de todos los profesionales del ámbito educativo y social, y específicamente de los técnicos de mediación familiar, para lo cual se requiere desarrollar acciones formativas que complementen los conocimientos que ya pudieran tener estos profesionales al respecto.